El año del tenis mundial

El año del tenis mundial
Por: Silvia María Meneses 27 diciembre, 2017

El circuito masculino sufrió un cimbronazo durante 2017. Pocos esperaban que Roger Federer , que cumplió 36 años en agosto, y Rafael Nadal , que llegó a los 31 en junio, dominaran de principio a fin y se repartieran los cuatro torneos de Grand Slam (el suizo, Australia y Wimbledon; el español, Roland Garros y Estados Unidos), después de que en 2016 interrumpieran sus calendarios por distintos problemas físicos.

Mucho menos aguardaba el tour las bajas de otros grandes jugadores, como Novak Djokovic, Andy Murray y Stan Wawrinka (los tres, ausentes desde Wimbledon), Milos Raonic (desde Tokio) y Kei Nishikori (desde el Masters 1000 canadiense). Los altísimos rendimientos de Rafa y Roger, más las caídas de sus competidores directos en la elite, alteraron el top-10 y les dieron la oportunidad de ascender a otros que venían empujando como una locomotora; el caso del alemán Alexander Zverev , que terminó 4º del mundo, fue el más significativo. Desde las primeras semanas de competencia en 2018, Federer y Nadal tendrán un gran desafío: sostener sus fabulosos resultados. Claro que, desde el mismísimo Abierto de Australia, deberían tener mayor oposición.

“No hay nada que Federer y Nadal no puedan hacer”, aseveró el australiano Lleyton Hewitt, ex número 1, hace unos días. Es verdad lo que apunta uno de los competidores más feroces de las últimas décadas. Pero también será un reto para los actuales 1º y 2º del ranking economizar sus energías, elegiendo bien qué torneos jugar y cuándo descansar. Ambos sostuvieron muchos partidos durante esta temporada y el cuerpo no se recupera igual de rápido que antes. El español se retiró del último certamen del año, el Masters de Londres, por una lesión en la rodilla derecha. El suizo, en ese sentido, tiene menos complejos: en 2017 se salteó toda la temporada de polvo de ladrillo, ya que es la superficie que mayor desgaste le provoca. “Los regresos de Djokovic, Murray, Wawrinka, Nishikori y Raonic probablemente hagan que gane menos torneos”, evaluó Federer.

Zverev y Dominic Thiem, 4º y 5º del circuito, son jóvenes y brillantes, pero todavía se espera más de ellos (el alemán tiene 20 años; el austríaco, 24), especialmente en los certámenes de Grand Slam. La mejor actuación de Zverev en un grande fue este año en Wimbledon: 8os de final. Las mejores de Thiem, asimismo, fueron dos semifinales en Roland Garros (2016 y 2017). Saber manejar las ansiedades y superar las derrotas con madurez son aspectos en que ambos deben progresar. Cuando lo consigan, festejarán mucho más que lo que ya lo hacen.

La lupa también estará puesta, naturalmente, en Grigor Dimitrov. El búlgaro, uno de los más vistosos en su tenis, disfruta el mejor momento de su carrera, a los 26 años. Tercero del mundo y sorpresivo campeón de la Copa de Maestros en Londres, dejó atrás las comparaciones con Federer que lo cargaban de presión, se serenó, tomó confianza, encontró el orden y la química con un entrenador joven (el venezolano Daniel Vallverdú, ex de Murray) y se convirtió en un jugador sumamente activo y peligroso. Último campeón en Brisbane y semifinalista en Australia, el jugador de revés de una mano abrirá 2018 con grandes retos.

Claro que si hay un tenista que tiene crédito abierto, especialmente después su furioso sprint final, es Juan Martín del Potro. Con 29 años y una larga experiencia, el tandilense posee todo como para continuar haciendo ruido en lo más alto del circuito. Comenzará la temporada a un paso del top ten (11º) y hasta Wimbledon no tiene demasiados puntos por defender. Con motivación, decisión y salud, es toda una amenaza para los mejores.

Entre las damas, muchas dudas

El circuito femenino será, una vez más, una suerte de incógnita. Aquél que se anime a arriesgar quiénes serán las grandes campeonas de 2018 puede ser catalogado como un osado. Vale, como ejemplo, poner la lupa en las ganadoras de los torneos de Grand Slam y el Masters de 2017: ninguna jugadora repitió. Serena Williams -ya embarazada- venció a su hermana Venus en la final del Abierto de Australia; la letona Jelena Ostapenko conquistó Roland Garros al batir a la rumana Simona Halep; la venezolana nacionalizada española Garbiñe Muguruza logró el trofeo de Wimbledon al superar a Venus; en Flushing Meadows se impuso Sloane Stephens a Madison Keys en una final entre locales, y en el último campeonato grande del circuito, el Masters en Singapur, se consagró la danesa Caroline Wozniacki al vencer a Venus en la definición.

En Australia, la primera favorita será Halep, que llegó al número 1 de la WTA en octubre pasado. Pero, ¿realmente será la máxima favorita? Difícil saberlo. Por lo pronto, en el Melbourne Park reaparecería Serena Williams (36 años), que dio a luz en septiembre. “Estoy emocionada, muy emocionada”, escribió la ganadora de 23 coronas de Grand Slam en su cuenta de Instagram. Independientemente de su inactividad, será una de las principales candidatas a ganar el trofeo en Australia, siempre y cuando esté bien físicamente y resista las altas temperaturas que esa porción de Oceanía suele entregar en enero.

Otra ex campeona que regresará en Melbourne es Victoria Azarenka. La jugadora de Belarús recibió una invitación del Abierto de Australia, que ganó en 2012 y 2013. A los 28 años y 210ª del ranking, no compite desde Wimbledon: se mantuvo ausente por una disputa judicial con su ex esposo.

Texto de: www.lanacion.com.ar/ Foto: www.eurosport.es

 

Patrocinadores