Millán Ludena: la historia completa del ecuatoriano que logró lo imposible

Millán Ludena: la historia completa del ecuatoriano que logró lo imposible
Por: Silvia María Meneses 21 noviembre, 2017

“Siempre parece imposible hasta que se hace”.

Nelson Mandela

Muchos quizás no conozcan quién es Millán Ludena, pero estoy segura que una vez que conozcan su historia, no querrán perderle el rastro.

Millán nació y creció en Guayaquil. Hace aproximadamente 5 años se trasladó a vivir en Quito por motivos laborales. Mientras vivió en Guayaquil, Millán siempre practicó deporte y corría en competencias de 5k y 10k, pero como él mismo nos contó “hasta ahí nomás llegaba”.

Ya estando en Quito descubrió la belleza de las carreras de montaña, “la belleza de correr literalmente al aire libre” y recorrer los paisajes de la Sierra ecuatoriana.

Su primera carrera de montaña él la califica como un fracaso, y esto debido a que cuando acudió a inscribirse únicamente quedaban cupos para la distancia de 50 km y decidió arriesgarse. Tremendo error porque su cuerpo no estaba preparado para correr dicha distancia y peor en la altura: “Tardé 15 horas en acabarla y viví un verdadero infierno”.

Una persona es capaz de superar todos sus miedos

Sin embargo, no se rindió y siguió adelante con su preparación. Pasaron 6 meses desde su fracaso, entrenó y corrió una carrera de 160 km en la Patagonia Argentina.

“No huyo de un reto porque tenga miedo. Al contrario, corro hacia el reto porque la única manera de escapar al miedo es arrollarlo con tus pies”. – Nadia Comaneci

El siguiente reto de Millán en el año 2014 fue “La Maratón Des Sables”, considerada por NATGEO como la carrera más complicada del mundo. Esta carrera se desarrolla en el Desierto del Sahara, con una distancia de 240 kms., y con temperaturas altísimas, llegando a ser el lugar más caliente de la Tierra.

Para dicha carrera Ludena entrenó durante 7 meses en las ciudades de Guayaquil y Playas. Millán logró el objetivo y terminó la carrera en 4 días, convirtiéndose en el primer ecuatoriano que ha logrado finalizarla. Para que tengan una idea, Millán debía comer diariamente el aproximado de 6.000 calorías (el equivalente a 15 arroz con menestras), puesto que durante los días de la competencia llegaba a quemar hasta 1.100 calorías por hora.

Para el año 2016 el reto era distinto, el objetivo era correr la carrera de La Antártida, con una duración de 100 kms. y sin parar, puesto que debido a las bajas temperaturas, si te detienes durante la carrera corres el riesgo de que literalmente mueras congelado, porque el ser humano no está diseñado para soportar temperaturas polares. Estamos hablando de aproximadamente -30 grados centígrados.

La preparación fue durísima porque estaba enfocada en cambiar fisiológicamente su cuerpo. Dormía todas las noches con las ventanas abiertas sin importar las bajas temperaturas de Quito, salía a correr en las zonas más frías e incluso con lluvia de por medio, se sumergía en tinas de hielo, entre muchas otras cosas y rutinas que eran parte de su entrenamiento.

El resultado fue magnífico, terminando la carrera en cuarto lugar e ingresando al selecto grupo de 14 corredores que han logrado terminar ambas carreras: la carrera más caliente y la más fría del mundo. 

From core to sun

Mientras Millán estaba en la Antártida comenzó a pensar en su próximo proyecto, quería algo verdaderamente desafiante y que llevara su sello. Así nació “From core to sun”, conectar el punto más profundo de la Tierra con el punto más cercano al Sol en una sola aventura. Millán estaba consciente que no sería nada fácil y que pondría su vida en riesgo, pero también se sentía seguro de poder lograrlo. 

Este reto sería algo inédito y Millán quería que quede registrado como un logro personal, pero también como un logro de todo el Ecuador, así que contactó a la gente de Récord Guinness y lo aprobaron de inmediato. Es importante destacar que el equipo de Récord Guinness lo acompañó durante toda la aventura para poder registrar el récord.

El entrenamiento fue cosa aparte y en durísimas condiciones. Lo dividió en dos, por un lado el entrenamiento enfocado en el punto más profundo, con el calor y la humedad más insoportables que puedan imaginar, para lo cual corría en una caminadora que metían en un baño turco y así poder llevar el cuerpo de Millán hasta el límite. También requirió de un equipo técnico especializado que estaba permanentemente monitoreando cómo respondía su cuerpo. En tan altas temperaturas la hidratación es un punto fundamental, y en este caso las bebidas tradicionales no funcionan, así que se creó una bebida especial para Millán, elaborada a partir de las muestras y los exámenes a los que él se sometía, y así poder personalizarla de acuerdo a lo que su cuerpo necesitaba.

La otra parte del entrenamiento estaba enfocada en el punto más cercano al sol, y para esto se entrenó durante 6 meses corriendo en la montaña.

Millán viajó a Sudáfrica con todo su equipo y ya estando en el lugar escogido para la aventura comenzó el descenso, descenso que llegó a una profundidad de 2.000 metros y con una temperatura y una humedad de aproximadamente 42 y 85 grados centígrados respectivamente. Para que tengan una idea, los mineros chilenos que quedaron atrapados hace unos poco años estuvieron a 700 metros de profundidad, Millán descendió casi 6 veces más.

Bajó acompañado de su equipo técnico, los paramédicos de Sudáfrica y el equipo de producción para la película. El objetivo era correr 21 kms. y lo logró. Una vez terminada la primera parte, Millán y su equipo tomaron un avión con destino final Quito, vuelo que duró 22 horas y una vez ya en la capital ecuatoriana, comenzarían el ascenso al Chimborazo. A estas alturas del viaje, Millán llegó con bronquitis a Quito, y a pesar de que los médicos le recomendaron no continuar porque corría riesgo de sufrir un infarto y/o paro respiratorio, Millán decidió continuar. Durante el ascenso se desmayó a los 6.050 metros, pero luego continuaría hasta la cima. La aventura completa duró 71 horas, todo un Récord Guinness, pero por sobretodo todo un logro único e inédito para el Ecuador y para el mundo. 

La película

Una aventura de tal magnitud y que nunca se había hecho debía quedar plasmada para siempre, y así se hizo. La película From Core To Sun será estrenada en abril del 2018 en todos los cines del país. Además la dirección estuvo a cargo del reconocido director uruguayo Oliver Garland, mejor conocido como “El Steven Spielberg de la aventura”.

Millán está muy contento con el resultado y nos contó que empresas como Netflix y HBO ya han mostrado interés por la película. Película que Ludena describe como “inspiracional”, él se ve a sí mismo como “una persona normal que sueña cosas extraordinarias”.

Millán, el conferencista

Después de haber conquistado From Core To Sun, Millán renunció a su trabajo y está dedicado a dictar conferencias motivacionales, lo que él califica como su pasión.

Estuvo hace pocos meses en un TedTalk en Honduras y el próximo año estará en Brasil. Además continua con sus conferencias por todo el Ecuador.

Millán también posee un MBA del INCAE y actualmente se encuentra aplicando para ingresar a la Universidad de Harvard.

Las redes sociales de Millán Ludena son: 

  • Facebook: @millanludenar
  • Instagram: @millanludena
  • Web: www.millanludena.com
  • Twitter: @millanludena

Felicitar a Millán no es suficiente. Lo que él ha logrado es una hazaña que quedará grabada en la historia deportiva de nuestro país. Es el más claro ejemplo de que no hay imposibles. 

Le agradecemos a Millán por haber conversado con DM3 y por contarnos su increíble historia. Muchas gracias por tu predisposición y humildad. Sólo podemos desearte lo mejor, darte toda nuestra admiración y todo nuestro apoyo en todos los proyectos que emprendas. 

 

Patrocinadores